Un nigeriano fue asesinado en Bruselas trabajando como prostituta. Ahora, una calle llevará su nombre

Eunice Osayande llegó a la capital belga, Bruselas, en 2016, después de que le prometieran trabajo y un futuro mejor en Europa. Su viaje de Nigeria a Bruselas fue duro. Con algunas otras chicas, Osayande no sólo tienen que cruzar a Italia en un bote de goma, pero también fue presuntamente violada varias veces en el curso del viaje.

La banda de hombres con los que viajaba le había dicho que eran agentes que la convertirían en una estrella de cine. Pero en realidad eran traficantes de personas. A su llegada a Bruselas, Osayande fue inmediatamente obligado a prostituirse. Le dijeron que le debía a la banda de contrabando 5 52,000 por su tránsito, alquiler y proxenetas.

En junio de 2018, unos dos años después de su llegada a Bruselas, fue apuñalada 17 veces hasta la muerte por un cliente descontento en el distrito Gare du Nord. Tenía 23 años. El cliente que fue acusado de apuñalarla era un hombre de 17 años. Fue detenido dos semanas después. En enero de este año, cuatro personas involucradas en el contrabando de Osayande fueron sentenciadas a entre 33 meses y cuatro años de prisión.

Según la BBC, Osayande contactó a una organización benéfica de trabajadoras sexuales algunas semanas antes de su muerte para quejarse de que a menudo enfrentaba violencia mientras trabajaba. She was scared of reporting to the police because she did not have proper papers. La comunidad de trabajadoras sexuales migrantes en Bruselas, que atraviesa desafíos similares, incluidos robos y palizas, realizó protestas un año después de la muerte de Osayande exigiendo mejores condiciones de trabajo.

En Bélgica, la prostitución no es ilegal. Sin embargo, no hay reglas nacionales unificadas, informó la BBC. «La muerte de Eunice ha sido extremadamente angustiosa, especialmente para los migrantes indocumentados en el área donde trabajaba», dijo a la BBC Maxime Maes, director del sindicato de trabajadoras sexuales UTSOPI en Bruselas que organizó la marcha.

«El área ha visto un aumento de la violencia y las mujeres más marginadas son atacadas», agregó Maes.

Para llamar la atención sobre la difícil situación de estas trabajadoras sexuales y otras mujeres que son víctimas de trata de personas, violencia sexual y feminicidios, la Ciudad de Bruselas ha dicho que nombrará una nueva calle con el nombre de Osayande. La calle llevará su epónimo y conectará el Quai de Willebroeck y el Quai des Péniches, cerca de la Estación Norte, detrás de la cual Osayande fue asesinado, según el Brussels Times.

«El feminismo inclusivo trata sobre los derechos y las luchas de las mujeres en todos los niveles sociales. El 42% de las mujeres de entre 16 y 69 años han sufrido al menos una vez violencia sexual física», dijo Ans Persoons, concejal de Planificación Urbana responsable de toponimia, citado por el Brussels Times.

«Entre las trabajadoras sexuales, el porcentaje es mucho más alto. La lucha por derribar estas altas figuras alucinatorias merece más atención y urgencia. Y es precisamente por eso que Eunice Osayande está recibiendo una calle hoy», agregó.

La calle será el primer nombre de una trabajadora sexual en el país. La decisión también forma parte de una campaña más amplia para reconocer a más mujeres en Bélgica.

«Hasta ahora, siempre hemos elegido mujeres llamativas, pero a menudo olvidadas, con un talento excepcional o un logro notable. Pero para mí, el feminismo no se trata solo de mujeres que sobresalen», dijo Persoons. La calle de Osayande se inaugurará oficialmente en unos meses.

En el barrio Norte de Bruselas, el trabajo sexual subsahariano creció a principios de la década de 2000, según un estudio etnográfico sobre el trabajo sexual en la zona realizado por la Universidad de Gante (UGent). La mayoría de las mujeres nigerianas en el vecindario provienen de Edo y muchas llegaron a Europa a través de redes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

© 2022 Flur.info - WordPress Theme by WPEnjoy